martes, 5 de febrero de 2008

Planificaciòn Estratègica y Escenarios

Planificación Estratégica
La planificación estratégica es la vía por la que las empresas concretan sus sueños. Por eso mismo, toda empresa, sin importar su tamaño o el sector en el que actúa, debe realizar este ejercicio. El factor clave en este proceso es la construcción de escenarios. ¿Cuáles serán los mercados con mayor expansión?, ¿cuáles serán los sectores de mayor desarrollo?, ¿hasta donde llegará Internet?, ¿cuáles serán los recursos escasos?, son sólo algunas de las preguntas que cualquier proceso de planificación debería responder. Las grandes empresas encargan complejos informes a prestigiosas consultoras o universidades. Las pequeñas y medianas generalmente no cuentan con esos recursos. Sin embargo, no siempre es cuestión de contar con grandes presupuestos. Es posible rastrear información, accesible y confiable, que oriente la construcción de escenarios, en forma de tendencias globales.

El proceso estratégico, que seguramente conlleva un cambio de cultura, habiendo sentado las bases humanas y relacionales de la nueva porque, de otra forma, nos encontraríamos en un vacío; la cultura anterior, a pesar de que tuviera defectos, nos ha permitido vivir y trabajar juntos resolviendo nuestras relaciones, el estrés, atendiendo nuestras emociones, si queréis de una forma muy particular.

Matriz DOFA
El analisis Fortalezas, Limitaciones o Debilidades, Oportunidades y Amenazas (FLOA – FODA – DOFA) o como se le desee dar nombre según las combinaciones, es una de las herramientas esenciales que provee de los insumos necesarios al proceso de planificación estrategica, para proporcionar la información imprescindible para la implentación de acciones y medidas correctivas, considerando los entornos internos y externos, y los factores económicos, políticos, económicos y culturales. La previsión de esas oportunidades y amenazas las cuales pertenecen al entorno externo, posiblitan la construcción de escenarios anticipados que permiten la reorientación del rumbo del la organización, realizando a su vez un reconocimiento de su realidad tanto a lo interno como del entorno valorarando, evaluando y analizando las variables y factores tanto pasadas como presentes para dar tendencias del futuro.

Escenarios
El objetivo de la construcción de escenarios no es acertar los acontecimientos futuros sino subrayar las fuerzas a gran escala que impulsan el futuro en diferentes direcciones. Un conjunto de escenarios facilita un entorno de aprendizaje en el que los directivos pueden explorar esas fuerzas, mejorar la comprensión de las dinámicas que conforman el futuro y poder así evaluar las opciones estratégicas para preparar la toma de decisiones. El proceso de participación en la construcción de un escenario va a mejorar las capacidades de gestionar la incertidumbre y el riesgo. permitirá entender mejor nuestro hoy imaginando el mañana, ampliando el ángulo de nuestra visión; también nos va a facilitar la anticipación en la identificación de los cambios.

Un escenario no es lo mismo que una previsión. Esta es una herramienta útil siempre que estemos totalmente seguros de que el futuro será como el pasado. Sin embargo, las discontinuidades producen sorpresas que los pronosticadores no detectan, es una forma de pensar en el futuro, desde el enfoque para decidir lo que hay que hacer en el presente. Fue el mundo empresarial quien los creó como respuesta a las debilidades de los diferentes enfoques utilizados para la planificación estratégica. Uno de los peligros de esta última es que se parte de un pronóstico de la situación futura basado parcialmente en el pasado y en los cambios que se esperan. El problema es que la mayoría de las previsiones son incorrectas y por lo tanto también lo serán las estrategias basadas en aquellas. La planificación por escenarios parte de un enfoque alternativo. En lugar de determinar el futuro más probable (previsiones) contempla un abanico de diversos futuros plausibles (generalmente tres o cuatro por razones prácticas porque conceptualmente el número de futuros posibles es ilimitado).

Para determinar lo que es un buen escenario conviene partir de lo que no son:
No ponderan probabilidades sino que consideran posibilidades.
No son la lista de cosas que nos gustaría que ocurriesen o que pensamos que deberían ocurrir.
No son descripciones de las hipótesis pesimista y optimista que pueden realizarse.

Por el contrario, un buen ejercicio de escenarios producirá un conjunto de relatos sobre el futuro que:

Son internamente consistentes y plausibles
Abarcan un amplio abanico de acontecimientos posibles
Son un reto a la sabiduría convencional y hace que el pensamiento discurra por direcciones nuevas.
Son memorables
Son relevantes para la audiencia a la que van dirigidos

Conclusión
El enfoque de los escenarios reconoce que sólo algunas cuestiones pueden ser previstas, mientas que otras son esencialmente incógnitas. Los escenarios tienen más que ver con el pensamiento estratégico que con la planificación estratégica.
Una de las dificultades que afecta a los pronosticadores, y hasta cierto punto también a quienes construyen escenarios, es la tiranía del presente que nos influencia y nos condiciona. Vemos el mundo desde unos esquemas mentales sesgados que limitan la amplitud con la que podríamos contemplar un conjunto de futuros más diversos.